dolordeespalda

Todos los pacientes se benefician de un menor sangrado intraoperatorio, menor daño muscular con el consiguiente menor dolor postoperatorio, menor probabilidad de infecciones y de fístulas de líquido cefalorraquídeo (las dos complicaciones más frecuentes en las cirugías de la columna vertebral), menor necesidad de estancia hospitalaria y de rehabilitación posterior, y una más rápida incorporación a su vida habitual.

Pero en pacientes ancianos, con comorbilidades graves (como enfermedades cardiacas o pulmonares severas o enfermedades hematológicas o pacientes que no puedan recibir transfusiones), en los cuales una cirugía convencional abierta de columna puede estar contraindicada o tener graves riesgos, los abordajes mínimamente invasivos pueden permitir que sean intervenidos.

Además, la realización de abordajes mínimamente invasivos, al no disecar la musculatura ni dañar los ligamentos de la columna, no la inestabilizan, por lo que en muchos casos, pacientes que podrían necesitar una cirugía de estabilización (es decir, una fijación con tornillos pediculares), si son operados con un abordaje mínimamente invasivo, pueden no necesitarlo. Esto sucede con mucha frecuencia en pacientes con estenosis de canal o quistes sinoviales, que si se intervienen mediante abordajes endoscópicos o microquirúrgicos tubulares pueden ver resueltos sus síntomas con una simple descompresión sin necesidad de asociar una fusión y estabilización con tornillos y barras de titanio.

© 2015 - Todos los Derechos Reservados a Dr. Ernesto Theurel

Colsultas        01-222-3036600 Ext. 4700